“Afecta a algunas funciones enzimáticas, inmoviliza los espermatozoides e impide la fecundación. Ademas se impide el crecimiento y el desarrollo del óvulo, la función tubarica y la implantación, ademas de alterarse el entorno bioquímico del útero. Todo ello contribuye a la eficacia de la anticoncepción…”